A short stroll through the leafy green of the Lichtentaler Allee leads to the famous Roman-Irish thermal baths, the casino, the theater and the internationally renowned museum Frieder Burda.
Jedes dieser Zimmer besitzt seinen eigenen Charme und Charakter.
Vereint mit seiner traumhaften Lage im Zentrum von Baden-Baden, ist das Hotel Der Kleine Prinz der ideale Ausgangspunkt für alle, die ein paar romantische Tage, ein erlebnisreiches Festspielhauswochenende, eine unvergessliche Hochzeitsreise oder einen aktiven Golfaufenthalt erleben möchten.Each of the 20 rooms and suites interestingly reflect a different era such as the Empire, Louis XIV, Biedermeier style, get your poke on Victorian or Art Deco.Tischreservierung, t:, e: Für unsere Gäste halten wir selbstverständlich auch lactose- und glutenfreie Lebensmittel bereit.La ciudad cuenta con varios museos: el Museo Municipal, el Museo Fabergé o el Frieder Burda con una de las colecciones de arte moderno más importantes del mundo con obras de Picasso o Pollock.Kurhaus es un edificio del XIX y todo un emblema que alberga el lujoso casino de la ciudad, el más grande y antiguo de Alemania con interiores inspirados en palacios reales franceses.In einladend eleganter Atmosphäre genießen Sie Gang für Gang die feinen saisonalen Spezialitäten unseres Chefkochs, begleitet von erlesenen Weinen.
Entre los atractivos de Baden Baden destacan los balnearios, sus grandes parques y su elegante Casino.
O vais con dinero o mejor casi ni entrar en el que dicen es el casino más bello del mundo.
Las, ruinas de los baños romanos son visitables y nos demuestran cuanto amaban los romanos la cultura del baño.
Im Gourmetrestaurant werden Sie mit kulinarischen Köstlichkeiten unserer französisch-regionalen Küche verwöhnt.
( Por experiencia mucho ojo con las zonas azules que si no pagas te multan.).
Son aguas ricas en minerales como el radón o la sal.
Pertenece al estado de Baden-Wuttermberg y cuenta con una población de unos.000 habitantes.En la ciudad hay 1 2 fuentes termales entre las que se encuentra las.Pero como en los viajes no todo sucede como planeamos y el tiempo en la selva negra es imprevisible incluso en verano, nuestra visita se fue al traste y se convirtió en una visita pasada por agua.Las plazas y cuidadas calles peatonales del centro están llenas de tiendas, boutiques, cafeterias y restaurantes.El, castillo antiguo está hoy en ruinas y cuenta con unas excelentes vistas de la ciudad y el castillo nuevo ( siglo XIV) está situado en la colina de Florentinerberg, junto a bellos jardines.